Mirar es fácil con los ojos abiertos

La próxima vez que te ates los cordones, fíjate bien en lo que estás haciendo. O mejor dicho, lo que hacen tus manos mientras tú tratas de recordar todas las cosas que tienes que comprar en el supermercado. Te darás cuenta de que atarse los cordones no es fácil en absoluto. De hecho, si intentas … Continúa leyendo Mirar es fácil con los ojos abiertos