El bueno de Colin

Ahí donde le veis, tan inseguro delante de miles de súbditos, este año Colin Firth ha ganado un Oscar y ha publicado un artículo en una revista científica importante. Así, sin arrugarse el traje.

Y es que, una soleada mañana de domingo, mientras tomaba el té en la terraza de su residencia londinense, el bueno de Colin se preguntó: ¿Estarán nuestras preferencias políticas determinadas por nuestra estructura cerebral? Pensativo, dio un largo sorbo a su taza y finalmente decidió llamar a su amigo Geraint Rees, uno de los grandes capos de la Resonancia Magnética Funcional (FMRI), para preguntarle si le apetecía quedar para tomar algo (seguramente, otro té). Durante su encuentro, el actor y el científico concluyeron que merecía la pena hacer el experimento, así que le mandaron el siguiente sms a Stephen Pound, miembro del partido laborista británico, y a Alan Duncan, miembro del partido conservador del mismo país:

“t aptece participar n 1 experimnto de fMRI?”

Más o menos así fue como se fraguó la idea del artículo que comentamos hoy, en thegraymatters. En él, además de los dos parlamentarios británicos, participaron 90 jóvenes (61%mujeres) que valoraron su orientación política en una escala del 1 al 5 (de muy progresista a muy conservador). Luego, lo único que se les pidió fue que se estuvieran quietecitos mientras se les hacía un escáner del cerebro mediante resonancia magnética.

¿Qué era lo que buscaban Colin y sus colegas? ¿No es este un experimento muy parecido al que contamos el otro día? ¿Qué más quedaba por descubrir? Bueno, si os acordáis, en el artículo del que hablamos en la entrada de la semana pasada habían encontrado una relación directa entre lo liberal que era una persona y la actividad de su cerebro (en determinadas áreas, durante determinadas tareas). Pero la pregunta que se había planteado Colin Firth aquella mañana de domingo era muy distinta: ¿Determina la estructura de nuestro cerebro nuestras preferencias políticas? Muy distinta y mucho más profunda.

Pero como siempre es mejor ir poco a poco, Colin y sus colegas decidieron buscar, antes de nada, diferencias estructurales en los cerebros de conservadores y progresistas. Ya se preocuparían más adelante de si la estructura determinaba la orientación política o la orientación política determinaba la estructura o nada determinaba nada.

Y resultó que sí había diferencias:

La primera que encontraron es reconfortante porque establece un vínculo entre este estudio y el estudio anterior, y nos permite creer que comprendemos una cosa más con respecto a nuestro cerebro. Y es que los escáners de resonancia magnética de los 92 participantes demostraron que el volumen de materia gris en la Corteza Cingulada Anterior era mayor en el cerebro de los liberales que en el de los conservadores. Por lo tanto, aquella diferencia de actividad estaba asociada a una diferencia en el volumen de materia gris. Os pongo aquí abajo la figura 1a del artículo, en la que se puede ver la gráfica que confirma la correlación entre la tendencia política y el volumen de materia gris en la Corteza Cingulada Anterior y la propia Corteza Cingulada Anterior en un escáner cerebral.

Es un buen resultado y, además, otorga mucha fuerza al estudio (al corroborar un artículo publicado en Nature Neuroscience), así que el científico y el actor tenían motivos para estar contentos… Pero ahora que Colin le había cogido el tranquillo a esto de hacer ciencia, no estaba dispuesto a parar. Así que siguieron buscando y descubriendo más diferencias. Pero lo dejaremos para otra entrada, que siempre es mejor ir poco a poco.

Luis M. Martínez Otero y Manuel Molano Mazón

Anuncios

11 comentarios sobre “El bueno de Colin

  1. Comentario de alguien ajeno a la ciencia (completamente): Es increíble que hasta la ideología esté ligada a la biología y que la estructura de nuestro cerebro condicione nuestro voto…

    P.D: gracias por explicar para tontos!! ahora que entiendo algo, me interesa más la ciencia 🙂

    1. Hola Estela,

      Sí, como dices es increíble que algo tan sutil como la ideología parezca estar relacionado con la estructura de nuestro cerebro… Pero recuerda que todavía no sabemos qué condiciona qué: ¿tenemos una ideología porque nuestro cerebro está estructurado de cierta forma, o nuestro cerebro está estructurado de esa forma por nuestra ideología?

      gracias a ti por tu comentario!

      thegraymatters

    1. Hola Susana,
      Bueno, si damos por bueno este resultado y se demostrase que el volumen de materia gris en la Corteza Cingulada Anterior está directamente relacionado con el despiste de una persona, entonces sí, podríamos deducir que los más liberales son más despistados.

      ¿por qué no?

      Gracias por tu comentario.

      thegraymatters

  2. Hola! Esta entrada es muy interesante! Me encanta encontrar que hay diferencias estructurales para diferencias en cosas que se sitúan en otro nivel de abstracción más elevado que el de la mera materia gris: el pensamiento, los valores personales, el despiste… Lo veo como una prueba más de que, en realidad, no somos más que chispitas eléctricas circulando por un montón de cables enmarañados…

  3. Pingback: » el miedo
  4. Pingback: » polémica
  5. Pingback: Polémica
  6. Pingback: El miedo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s