Sobre el querer y no querer

¿Qué harías tú si pudieses desdoblarte?

Es una pregunta que me hicieron ayer (su autor prefiere quedar en el anonimato así que utilizaré el nombre falso de Efrén) y a la que respondí mal…

No es que exista una respuesta correcta, pero yo enseguida pensé: “pues podría irme a dormir mientras mi otro yo trabaja”. A parte de que mi otro yo también podría querer dormir y no me imagino lo tedioso que puede ser discutir con uno mismo, la verdadera respuesta, la que tendría que haber llegado a mi cabeza antes que ninguna otra es: “¡pues haría un montón de experimentos conmigo y mi otro yo!”.

Porque, si lo pensamos bien, hay muchas cosas que se podrían estudiar con dos copias exactas de la misma persona. Muchas de ellas se intentan con gemelos, pero ellos ya han vivido toda una vida separados, ya son distintos, ya no nos valen para algunos experimentos. Por ejemplo, podríamos confrontar directamente la siguiente afirmación:

Todo lo que hacemos está determinado por nuestros genes y el ambiente en el que crecemos. Por lo tanto no tenemos ninguna responsabilidad sobre nuestros actos.

Dado que los genes y el ambiente de nuestras dos copias son idénticos, podríamos estudiar cómo se comportan ante la misma situación. Deberían hacerlo igual ¿no?… Bueno, aquí hay una pega importante: las copias empiezan a diferenciarse desde el momento en que no son la misma cosa, porque el ambiente en el que están no es exactamente el mismo. Por lo tanto, nada más separarlas, yo las metería en cuartos exactamente iguales en los que se despertarían de la anestesia (desdoblarse tiene que ser un proceso doloroso y requerirá anestesia) y en los que recibirían exactamente los mismos estímulos y vivirían exactamente las mismas situaciones.

¿Qué harán Manuel (yo) y Manuel (también yo) cuando se despierten en la misma habitación? ¿Se comportarán igual? ¿Los mismos movimientos? ¿Las mismas posturas? ¿Se pondrán a dormir los dos?…
En principio sí, ya que todo lo determinan los genes y el ambiente. No existe el libre albedrío. El único argumento que encuentran aquellos que todavía creen en nuestra libertad para actuar, lo proporciona la mecánica cuántica, que propone que los electrones pueden estar aquí o allá sin que exista ninguna causa para una u otra cosa. ¡El azar existe! y por lo tanto nada está determinado, el destino no está escrito y todos volvemos a ser libres. Mis dos yos podrían actuar de forma totalmente distinta, ya que los electrones que componen los átomos que los componen a ellos se comportan de manera diferente…

Pero el problema es que ellos carecen de cualquier control sobre esos electrones ¿Y qué tiene ese albedrío de libre? De esto hablaba Anthony R. Cashmore en un artículo publicado en PNAS en marzo de este año en el que defiende la necesidad de revisar el código penal a la luz de los últimos descubrimientos que se están haciendo en neurociencia (ya hablamos de esto en otra entrada). Él expresa lo que acabo de decir más o menos así:

“No puedo ser responsabilizado por mis genes o el ambiente en el que vivo; ¡Y menos aún puedo ser responsabilizado por ningún proceso estocástico que influya en mi comportamiento!”

Así que no, no existe el libre albedrío. Todo está determinado por tres factores: los genes (somos una mezcla de papá y mamá), el ambiente en el que crecemos y vivimos (Barrio Sésamo, Los Gunis, Oliver y Benji…) y el azar (ese que se empeñaba en que España no pasase nunca de cuartos en los mundiales, el mismo que quiso que Casillas se tirase para donde tocaba en el penalti contra Paraguay, el que mandó el balón exactamente a la cabeza de Puyol cuando volaba por encima de todos esos enormes alemanes, el que provocó que el balón de Roben diese en el pie de Casillas y se desviase lo suficiente para no entrar en la portería… O no, espera, esa fue la justicia).

¿Qué otra cosa hay?

Luis M. Martínez Otero y Manuel Molano Mazón

Anuncios

Un comentario sobre “Sobre el querer y no querer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s