Diario de una neurona

Esta mañana, dispuesto a escribir una entrada sobre algo que no supiésemos y que inaugurase la serie “Cosas que no sabemos”, me hice una pregunta obvia:

¿Qué es lo que no sé?

Y luego, para afinar un poco más, otra:

De todo lo que no sé, ¿qué me gustaría saber?

Porque, ya que iba a escribir sobre algo que no sabía, pensé que era mejor que ese algo me interesase. Y se me ocurrió que una cosa que me encantaría saber (a mí, y a cualquier neurocientífico) es qué demonios dicen las neuronas, cómo es el lenguaje que utilizan. Espero que estéis conmigo en que se trata de una pregunta interesante. Si no es así, a partir de ahora dedicaré todos mis esfuerzos a que cambiéis de opinión.

Y para ello, lo primero que haré será (creo que, después de 59 entradas, ya estáis preparados para esto) presentaros a la típica neurona de corteza, una de esas que se dedican a las tareas complicadas, como procesar estímulos, razonar, planificar, reflexionar… Este tipo de neurona se llama neurona piramidal, y tiene el siguiente aspecto:

Ahí donde la veis, esta célula forma parte de uno de nuestros experimentos, uno de esos en los que intentamos descubrir en qué piensan las neuronas. Mientras la estudiamos, ella recibe información de otras neuronas, saca sus propias conclusiones y las envía a quien se las tenga que enviar. Pero nosotros no somos capaces de entender una palabra. Es como si dos chinos hablasen delante de nosotros sobre lo feas que son las pantuflas que llevamos. Lo más que podríamos hacer es poner cara de idiota y sonreír. Aunque es verdad que siempre podríamos encontrar en nuestro diccionario de chino-español la palabra pantufla (tuō xié)… El problema es que no tenemos un diccionario neurona-español.

“Pero, y todo lo que nos habéis contado sobre la corteza visual primaria, sobre el área fusiforme, sobre la amígdala… ¿¿era todo mentira??”. Vale, es verdad que algo sabemos. Por ejemplo, sabemos que nuestra neurona cortical recibe toda la información en las partes rojas oscuro que veis en la imagen y que tienen el nombre de dendrita. Hasta varios cientos de neuronas distintas pueden estar conectando con las dendritas de nuestra célula, pasándole todo tipo de información relevante para su cometido. Ella, basándose en estas informaciones, reflexionará acerca de lo que está pasando y comunicará sus conclusiones a otras neuronas.

¿Y cómo lo hará? Pues es que los trazos rosas del dibujo son muy importantes. Es el axón y es la parte que la neurona utiliza para comunicar lo que piensa a sus congéneres. Lo llamo axón (en singular) porque sólo hay uno por neurona, lo que pasa es que se ramifica y gira y se retuerce para poder llegar a todas partes del cerebro en las que el mensaje de nuestra neurona sea importante.

El tercer punto relevante es la forma que tiene este mensaje. Porque aunque no lo entendamos, sabemos qué forma tiene. Todas las neuronas utilizan un código muy parecido al morse (o al menos eso creemos) en el que sólo existe la posibilidad del ‘sí’ o el ‘no’. El ‘no’ se corresponde con todos esos momentos en los que la neurona no dice nada. El ‘sí’ viene dado por el Potencial de Acción. Esto de aquí:

Y, ahí donde lo veis, este potencial de acción pertenece a otro de nuestros experimentos, otro de esos en los que intentamos descubrir en qué piensan las neuronas. Lo que estamos haciendo en él es medir con un electrodo el potencial de la membrana de nuestra neurona. Y como veis, el potencial es bastante tranquilo hasta que de repente “estalla”, provocando el llamado potencial de acción. Gracias a este estallido la neurona es capaz de liberar unas moléculas, los neurotransmisores, en unas regiones muy determinadas de su axón llamadas terminales sinápticos. Los neurotransmisores llegarán por difusión a las dendritas de las otras neuronas (aquellas a las que nuestra neurona les cuenta sus cosas) y provocarán cambios en el potencial de sus membranas. Y así ellas podrán tener en cuenta esta información a la hora de construirse una opinión sobre el estado de las cosas…

Y todo esto sabemos, que no es poco. Pero como esta es una entrada impulsada por nuestra voluntad de ser humildes y reconocer nuestra ignorancia diré que, en realidad, no sabemos nada. Es decir, sabemos la forma que tiene el lenguaje que utilizan las neuronas pero no conocemos su contenido. Volviendo al ejemplo de antes, es como si estudiásemos el chino analizando aspectos como el número de fonemas distintos, cuáles aparecen con mayor frecuencia, las entonaciones con las que se expresa un chino… Pero seguiríamos sin entender una palabra.
A esto tenemos que añadir un pequeño detalle: dos neuronas distintas pueden utilizar el mismo código para decir exactamente lo contrario. El mejor ejemplo que se me ocurre es el de las neuronas bipolares de la retina: Las neuronas bipolares ON se activan con la luz y se callan con la oscuridad; las neuronas bipolares OFF se activan con la oscuridad y se callan con la luz. Exactamente lo contrario. Por lo tanto, si yo veo que una neurona bipolar está muy activa, pero no sé si es ON u OFF, seré incapaz de deducir si ahí fuera hay luz  o está completamente oscuro… Así de complejo. Y estamos hablando de la retina, que, si bien forma parte del sistema nervioso central, no parece la parte más compleja de éste…

Así que, no es que estemos intentando aprender chino sin diccionario, sin gestos, sin imágenes, sin nada, estamos intentando aprender, seguramente, cientos de chinos distintos, tantos como tipos de neuronas y/o circuitos pueda haber en el cerebro…

Creo que ésta es una de las entradas más didácticas que he escrito hasta ahora. Pero pensad que esto que acabo de contaros es la estructura mas básica de vuestro cerebro y en ella se basan TODOS vuestros pensamientos, sentimientos, deseos y preguntas, incluso esa que ronda vuestras cabezas en estos momentos: “¿cómo quedaron ayer Grecia y Nigeria?”, y os está forzando a meteros en la página del Marca para desentrañar el misterio.

(Grecia 2- Nigeria 1)

Luis M. Martínez Otero y Manuel Molano Mazón

Anuncios

2 comentarios sobre “Diario de una neurona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s