A mi manera

Esta iba a ser una entrada dedicada al movimiento, el color, la luz, Monet, Renoir…oveja3

Todas ellas cosas agradables e interesantes, que además servían como continuación a la entrada anterior. En definitiva, iba a ser la entrada que todos habríais esperado.

Quizás precisamente por eso he decidido hablar de otra cosa, de una que nadie podría predecir. Nunca me ha gustado ser predecible. En realidad a nadie le gusta serlo, y por eso a todos nos cuesta seguir el curso natural de los acontecimientos, porque necesitamos saber que nosotros somos los que decidimos, que somos dueños de nuestros actos. Y, que mejor forma de asegurarse de que uno es dueño de sus actos que comportándose en contra de lo que parece evidente, incluso en contra de lo que sería mejor para nosotros mismos.

Y así, desafiando al destino y para sentir mi libre albedrío una vez más, hablaré en esta entrada de eso mismo, de lo libres que somos al escoger nuestras acciones.

Porque por mucho que lo intente, es posible que no sea yo quien tome las decisiones acerca de mi persona. Vale, es verdad que si yo tomase todas las decisiones, dormiría más por las mañanas, no esperaría en los semáforos en rojo cuando tuviese prisa y volaría (¿a quién no le gustaría volar?). Pero, más allá de lo que nos imponen las leyes naturales y sociales, ¿hacemos lo que queremos hacer? Se me ocurre otro problema aquí, y es que podría ser que sí hiciésemos lo que queremos hacer, pero que eso que queremos hacer no lo hayamos decidido nosotros. Sin ir más lejos, la publicidad se encarga todos los días de hacernos creer que queremos cosas que no sabíamos que existían antes de encender la televisión o abrir el periódico…

Como decía, es posible que, aunque me empeñe, no sea yo quien decida lo que voy a hacer. Esta es una cuestión que ha preocupado a los filósofos desde que existe la filosofía, y que ahora también preocupa a los neurocientíficos.
Entre estos últimos, fue Benjamin Libet el primero que se preguntó por lo responsables que somos de nuestros actos. Descubrió que, antes de que seamos conscientes de que vamos a hacer algo, se producen en el cerebro una serie de procesos eléctricos, a los que llamó Bereitschaftspotential, y que podrían ser una evidencia de que la decisión ya estaba “tomada” cuando nosotros la tomamos…
Y al parecer el señor Libet tenía razón. El año pasado un estudio realizado en el Instituto Max Planck de Leipzig (Alemania) por el grupo de John-Dylan Haynes, le dio la razón, demostrando que “elegimos” qué hacer mucho antes de ser conscientes de ello.

El protocolo del experimento es muy sencillo. Una vez dentro de un escáner de resonancia magnética funcional (fMRI), se pedía a los sujetos que apretaran cuando creyesen oportuno una tecla bien con el dedo índice de la mano derecha o con el dedo índice de la mano izquierda. Al mismo tiempo, se les presentaba una sucesión de letras en una pantalla y se les pedía que recordasen la letra que estaban viendo en el momento que tomaban la decisión. De esta forma, los investigadores podían saber en qué momento los sujetos eran conscientes de lo que iban a hacer.
Y resultó que, con la señal del escáner, era posible predecir qué dedo iban a utilizar los sujetos para apretar el botón 7 segundos antes de que él lo supiese. Es decir, nuestro cerebro sabe mucho antes que nosotros lo que vamos a hacer.

¿Quiere esto decir que no somos responsables de nuestros actos? Yo no diría tanto. Aunque tomemos las decisiones sin saberlo, seguimos siendo nosotros quienes las tomamos.

Aún así, éste y otros estudios tienen mucha repercusión en numerosos ámbitos de la sociedad. Por ejemplo, el sistema judicial: En el año 2007, la fundación John D. and Catherine T. MacArthur reunió a aproximadamente 40 neurocientíficos, especialistas en leyes y filósofos, en el proyecto Law and Neuroscience. En él se intenta dar respuesta a todas las preguntas que están empezando a surgir con respecto a la responsabilidad criminal, la posible predicción del comportamiento delictivo y los tratamientos que puedan aplicarse para evitarlo.

La tarea que estos hombres tienen por delante no es sencilla. Porque, ¿cómo puede el estado castigar a una persona por un acto criminal si ésta no es responsable de lo que hace? Y más aún, si un simple escáner puede predecir lo que voy a hacer 7 segundos antes de que lo haga, podría predecir que voy a matar a mi vecino por aparcar todos los días el coche delante de mi garaje (es una hipótesis), y podría detenerme antes de que le clavase un tenedor en el cuello (es otra hipótesis)…
Supongo que todos coincidimos en que el estado, sabiendo lo que voy a hacer, estaría en la obligación de evitarlo. Pero, ¿qué debería hacer conmigo una vez hubiese soltado el tenedor? ¡Si no he hecho nada! Es verdad que iba a hacerlo… O no…
Como pudo comprobar Tom Cruise en la película Minority Report, la cosa es complicada porque, aunque el escáner de fMRI acierte normalmente, a veces se equivoca. Y esos errores también forman parte de nuestro libre albedrío ¿Y si, en el último momento, decidiese guardarme el tenedor en el bolsillo?

el-roto2

Con esta pregunta que tendrá que responder el lector, acabo. El contenido de la próxima entrada lo determinará el destino… y mis ganas de hacerle caso.

Luis M. Martínez Otero y Manuel Molano Mazón

Anuncios

65 comentarios sobre “A mi manera

  1. Las decisiones que tomamos en nuestra vida no siempre son como nosotros queremos. Es cierto que muchas de ellas las podemos tomar nosotros, pero también es verdad que no siempre tenemos esa libertad. Normalmente en estos casos existe algo que nos condiciona para no tener la libertad de hacer lo que queramos, obligándonos a tomar una decisión u otra.

    En el texto anterior, se explica como mediante un determinado experimento se descubrió que nuestro cerebro sabe que decisión vamos a tomar siete segundos antes de que nosotros mismos nos demos cuenta de ello. Personalmente esto no me parece cierto. Por ejemplo, ¿como puede nuestro cerebro saber siete segundos antes que vamos a tener que apartarnos porque se nos cruza alguién de repente en la calle? Es posible que para ocasiones en las que no aparece ningún problema de repente, nuestro cerebro si que sepa que vamos a hacer siete segundos antes de darnos cuenta de ello, pero, a mi modo de ver, aunque supiéramos las cosas siete segundos antes, no íbamos a cambiar nuestra decisión, porque no sólo lo sabríamos antes nosotros, sino todo el mundo. Simplemente opino que las cosas ocurrirían antes.

    Quisiera acabar con una pregunta: si realmente supiéramos las cosas siete segundos antes, ¿cambiaríamos nuestra decisión?

    1. Hola Jaime,
      Bueno, lo que tú llamas “no aparecer ningún problema” es lo que llamamos los científicos (esa gente rara) “en ausencia de estímulos externos”. Y tienes razón, el cerebro no puede predecir que alguien se va a cruzar en su camino.

      Los 7 segundos son aplicables a situaciones en las que el cerebro toma una decisión por él sólo. Y en ese caso sí, la toma sin que nosotros seamos conscientes de ello. Pero también ten en cuenta que el experimento está hecho con un protocolo muy simple, no existe ningún conflicto moral a la hora de apretar un botón como podría existir a la hora de clavarle un tenedor al vecino… En caso de existir un conflicto moral, las cosas podrían ser diferentes.

      Sabiendo esto, y para responder a tu última pregunta, piensa que el hecho de saber lo que vamos a hacer funcionaría como un estímulo externo, y por lo tanto el resultado de los 7 segundos no se podría aplicar, ya que tú podrías decidir no hacer lo que tu cerebro decidió sin tu consentimiento…

  2. Aunque la tecnología avanzara mucho a lo largo de los años y se inventaran aparatos que nos permitan conocer lo que la gente piensa antes de que la misma persona lo haga, creo que esto no debería estar permitido ya que una persona es libre de pensar y actuar, no ser controlada por una máquina que puede leer tu pensamiento.

    Pero hay muchos inconvenientes a esto ya que una persona en ese transcurso de 7 segundos puede cambiar de opinión, y asi la gente juzgaria a alguien por algo que no a hecho, que solamente lo pensó.

    También es verdad que con este invento se podría impedir robos o accidentes que comete mucha gente pero no podría ser demostrado ya que la persona no hizo tal delito, sino que simplemente lo pensó.

    En conclusión, cada persona tiene un pensamiento libre que nadie debe conocer excepto el.

    1. Hola Ivan,
      Lo que dices es cierto. Toda persona es libre de pensar y actuar, y no ser controlada por una máquina.
      Pero… también es verdad que algunas personas usan esta libertad para matar, robar y declarar guerras a países de oriente próximo en los que hay petróleo… Entonces, si estuvieses seguro de que la máquina va a acertar siempre, ¿no le pondrías a cada persona un pequeño chip para controlar que no haga nada malo? Todo lo demás seguiría igual. Todo lo que haces lo podrías seguir haciendo, siempre que esté dentro de la ley… Y nadie haría nada malo.
      Entonces la siguiente pregunta es ¿quién decidiría qué cosas se pueden hacer y qué cosas no se pueden hacer? Piensa que los nazis llegaron al poder por medios democráticos. ¿Le darías poder a Adolf Hitler para poner chips a todo el mundo?
      Muchas preguntas, pocas respuestas. Así somos los científicos.

  3. Si en el último momento se guardara el tenedor en el bolsillo se supone que nuestro cerebro y posiblemente el estado lo sabrían siete segundos antes de que actuaramos, y por tanto no causaría una amenaza ni tendría por qué ser castigado.
    Pero el caso sería que el gobierno, en un afán por erradicar la violencia castigara a una persona por el mero hecho de pensar en asesinar a su vecino, sin darle tiempo a que cambiara de opinión y guardara el tenedor. Aunque si así fuera, todos los ciudadanos seriamos castigados puesto que en un momento de rabia por ejemplo, ¿nunca habéis pensado en asesinar a alguien? Esto me hace pensar que si supieran lo que vamos a hacer siete segundos antes de hacerlo no tendríamos libertad de pensamiento ya que en muchas ocasiones pensamos en hacer cosas y terminamos haciendo todo lo contrario.
    El trabajo de estos investigadores es muy importante ya que si siguen descubriendo cosas como esta quizá descubrirían cómo desarrollar más nuestra capacidad mental, ya que por todos es sabido que los humanos sólo desarrollamos una pequeña parte del cerebro y quizá si llegáramos a desarrollarlo más podríamos llegar a hacer cosas que por el momento son impensables, típicas de la ciencia ficción de las películas, como por ejemplo mover cosas con la mente o incluso el preciado sueño de llegar a volar.

    1. Hola José Miguel,

      Si lees la respuesta a Jaime Blanco, creo que muchas de tus dudas quedarán resueltas.
      Con respecto a nuestro uso del cerebro, en realidad, no es cierto que sólo utilices una pequeña parte.. Utilizas todo tu cerebro, y todo en él es importante. Es posible que no lo uses todo al mismo tiempo e incluso que si te quitasen una pequeña parte, podrías vivir razonablemente bien, porque el sistema es muy bueno solucionando problemas, pero ten por seguro que todas las neuronas que tienes están desempeñando alguna función.
      Y bueno, no sé si podremos llegar a volar algún día. A mi me gustaría. Lo de mover cosas con la mente no está tan lejos. Aunque tiene un pequeño truco: tiene que ser a través de un dispositivo conectado a un ordenador. En la actualidad hay muchos laboratorios trabajando en esta idea porque, a parte de lo útil que podría resultarle a gente como nosotros, imagínate lo crucial que sería en la vida de un minusválido que no necesitaría sus brazos para coger una taza de café.

  4. ¿Somos libres de escoger nuestras acciones? Según los neurocientíficos antes de que seamos conscientes de qué hacer, nuestro cerebro “toma” la decisión. La elección se toma antes de que seamos conscientes, ¿o no?
    Yo creo que nuestro cerebro establece las conexiones necesarias para elaborar la información que luego nosotros tomamos para decidir y actuar. En mi opinión, los seres humanos somos muy poco predecibles, somos “de costumbres”, pero no predecibles. En consecuencia, la responsabilidad última de nuestros actos, recae en nosotros mismos. Somos absolutamente originales e impredecibles. Sólo cuando padecemos alguna enfermedad mental dejamos de ser conscientes, pero aún así decidimos (acertadamente o no) qué hacer.
    Como decía anteriormente, la responsabilidad es nuestra. Esto en una situación de normalidad, aunque si existe algún tipo de transtorno mental la realidad se distorsiona y la responsabilidad de nuestros actos deja de existir.
    En cuanto a la responsabilidad criminal, pienso que no es posible la predicción del comportamiento delictivo, de ser así lo evitaría y lo único que puede hacer es modificar el entorno.
    En conclusión, opino que hacemos uso del conocimiento para la toma de decisiones y es la interiorización de ese conocimiento lo que nos hace impredicibles, incluso a veces para nuestra propia sorpresa (siempre podemos cambiar de actuación en el último momento…).

    1. Hola Iria,

      Es verdad que la responsabilidad es siempre nuestra. Y es verdad incluso aunque no fueses consciente de las decisiones que tomas, ya que tu parte “no consciente” también eres tú. Y piensa que, aunque la que mandase fuese esta parte, esto no quiere decir que no puedas actuar de forma original. Podrías ser la mejor escritora de ciencia ficción aunque todo lo decidiese tu subconsciente.
      El tema de la responsabilidad criminal es un tema delicado. No se trata de decidir qué botón vas a apretar, se trata de actuar en contra de otra persona para causarle algún daño. Aquí entran en conflicto muchas otras cosas, y es posible que el FMRI no fuese capaz de predecir lo que va a pasar. Quizás, al ser conscientes de lo que nuestro cerebro decidió sin “nosotros”, caeríamos en la cuenta de que está mal, de que va en contra de nuestros valores morales, y no lo haríamos. O Quizás no…

  5. En mi opinión, aunque sea posible predecir lo que vamos hacer en siete segundos antes de que nosotros mismos seamos conscientes, eso no nos convierte en personas predecibles.

    Es cierto que lo hacemos sin darnos cuenta, pero nuestro cuerpo también lleva a cabo otras actividades sin que nosotros lo percibamos la mayor parte de las veces.Por ejemplo cuando respiramos; muchas veces respiramos sin haber tomado la decisión de gacerlo o sin darnos cuenta (cuando dormimos, por ejemplo).Al empezar a sudar, o cuando la sangre corre por nuestras venas tampoco lo apreciamos, sabemos que pasa, pero no somos conscientes.

    Posiblemente si el autor de este texto se hubiese guardado el tenedor en el bolsillo, sería porque habría tomado esa decision antes de hacerlo, incluso antes de él lo hubiera sabido.Pero ello no le convertía en una persona predecible, sólo razonable.

    1. Hola Eva,

      Es verdad que haces muchas cosas sin darte cuenta. Yo siempre que entro en casa, dejo las llaves en el primer sitio que encuentro. Y lo hago sin darme cuenta. Al salir, siempre paso un rato largo intentando recordar dónde las dejé, ¡pero no puedo! ¿Quiere esto decir que no era yo el que dejaba las llaves? Obviamente no. Aunque no fuera consciente de ello, sigo siendo yo el responsable de esa acción…
      Puedes leer las respuestas que hemos dado a tus compañeros, en las que hablamos también de estas cosas. Y si tienes más dudas, ¡pregunta!

  6. “Las decisones que tomamos”, es una gran frase…
    En realidad la mayoría de las decisiones que “tomamos” ya las han decidido por nosotros; por ejemplo la ropa que vamos a comprar, por mucho que digamos que tenemos estilo propio, en realidad lo que tenemos es puro márquetin comercial, porque si bien es cierto, yo aún no he visto a nadie vestido con un saco por la calle, de momento al menos.
    Tomamos millones de decisiones a lo largo del día; mi pregunta es ¿Algunas de esas decisiones ya están “prefabricadas” en mi cerebro?.
    Por ejemplo, el hecho de que para escribir las redacciones utilice siempre el mismo bolígrafo ¿Es una decisión independiente, o ya estaba almacenada en mi cerebro y lista para ser utilizada cuando fuese oportuno?.
    Otro tema que se menciona también es, cómo juzgamos un acto que íbamos a hacer y nos arrepentimos en el último momento(como el tenedor en el cuello al vecino), según el texto ¿se podría plantear así?.
    -Yo decido clavarle el tenedor en el cuello al vecino 7 segundos antes de ser consciente de ello, justo antes de hacerlo me arrepiento y no lo hago; esta acción también la tomé inconscientemente 7 segundos antes, pero entre acción y acción, como mucho, pasó un segundo ¿Eso quiere decir que decidí atacar a mi vecino 14 segundos antes de hacerlo y 7 segundos después decidí que no, pero a la vez en un intervalo de tiempo mínimo se manifestaron las dos decisiones?
    La toma de decisiones es un tema sencillo de entender (en ocasiones) y difícil de explicar.
    Eso es lo que yo pienso…

    1. Hola Lorena,

      La idea sería: tú decides atacar a tu vecino con tu tenedor en un tiempo t; luego se producen una serie de procesos en tu cerebro que tienen como resultado el que, 7 segundos después, tú seas consciente de lo que has decidido. Pero la pregunta es: después de ese tiempo t ¿podemos hacer algo? Es decir, ¿puedes revocar la orden?
      Si la respuesta fuese no, una máquina podría predecir perfectamente tu comportamiento, incluso antes de que tú lo sepas…
      Si te quedan dudas, hay más ideas sobre esto en las respuestas que hemos dado a tus compañeros.

  7. Desde mi punto de vista aunque eses estudios demuestren que el cerebro toma las decisiones antes que nosotros mismos, lo que imporat de verdad es la voluntad que nosotros tenemos de hacer algo.

    En primer lugar eses estudios demuestran que nuestro cerebro sabe lo que vamos a hacer, pero debemos distinguir lo que está bien de lo que está mal. Por otra parte al guardar el tenedor demostró que supo llevar la situación, a pesra del enfado con su vecino. Pero mi pregunta es:¿Qué le llevó a guardar el tenedor en el bolsillo? Yo creo que supo que aunque las ganas de herirlo fueran muchas, eso no estaba bien. Eso demustra que hay decisiones que pueden ser tomadas en milésimas de segundo.

    En conclusión, la ciencia no demuestra todo lo que podemos hacer, así que es más importante tener las ideas claras y tomar las decisiones acertadas de acuerdo con nuestros propios principios.

    1. Hola Miguel Ángel,

      Gracias por tu comentario. Es posible que tengas razón y que en el momento que fuésemos conscientes de lo que nuestro cerebro decidió, nos diésemos cuenta de que está mal… En la respuesta a Iria, hablamos un poco de esta idea. La duda es si de verdad tienes la capacidad para cambiar la decisión. Quizás tu cerebro ya valoró lo que estaba bien y lo que estaba mal, y aun sabiendo que estaba mal clavarle un tenedor en el cuello al vecino, decidió hacerlo…

  8. En mi opinión, creo que si sabemos 7 segundos antes lo que vamos a hacer, estaría en nuestras manos la obligación de seguir haciéndolo o no, y recapacitar para pensarlo mejor. Si el cerebro toma decisiones antes de que nosotros las tomemos, es decir, que no seamos conscientes de ello, nosotros no tenemos culpa de nada.
    Si no sabemos nada sobre nuestras cabezas, ni de nuestro cerebro, ¿cómo podemos permitir que gobiernen nuestros actos? Es la pregunta que se formulan Luis M. y Miguel M., creo que en respuesta a ella estaría bien que en esos 7 segundos fuesemos capaces de decidir lo que realmente queremos, si no, nosotros sólo seremos como robots que hacemos lo que nos ordenen.
    Yo me pregunto, ¿ Cómo nos vamos a permitir que gobiernen nuestros actos si las ideas de las que parten se formulan sin nuestro consentimiento y no somos capaces de remediarlas? Difíl respuesta, y difícil solución.

    1. Hola Lourdes,

      Gracias por tu comentario. Muchas de las ideas que planteas las hemos comentado en las respuestas que hemos dado a tus compañeros.
      Con respecto a tu última pregunta, ten en cuenta que tu subconsciente también eres tú, y que si bien lo que él decide influye en nuestras decisiones (o incluso las determina), lo que tu piensas de forma consciente también puede influir en las suyas… Así que no puedes desentenderte de tu parte “no consciente” ya que esa parte sigues siendo tú…

  9. Habitualmente en internet , encontramos cientos de blogs; cada uno de ellos con temas muy diversos. En este blog, escrito por Luís Martínez y Manuel Molano, nos habla de nuestra responsabilidad ante actos que cometemos.

    Gracias a un simple escáner , se puede saber qué es lo que vas a hacer antes de que tomes la decisión de hacerlo. Creo que si el gobierno utilizase esta simple prueba, muchas de las desgracias ocurridas no habrían pasado.

    Hay que ser realistas, sí que habrían pasado porque según los datos, se sabe lo que se va a hacer 7 segundos antes de que lo hagas.

    No hay duda, estos estudios nos demuestran claramente que tomamos las decisiones sin ser conscientes de ello ; pero al fin y al cabo seguimos siendo nosotros los que las tomamos.

    Estoy de acuerdo en que ciertas una persona no sea consciente de lo que hace pero también es consciente en muchas otras, por lo tanto no siempre podemos decir eso de:”lo hizo sin querer”; porque el ser humano tiene un derecho que es la libertad de elegir lo que quiere hacer y es él el que toma esa decisión.

    1. Hola Ianire,

      En realidad, la cosa de momento no es tan sencilla como hacer un simple escáner. La Resonancia Magnética Funcional (FMRI son las siglas en inglés) es una técnica bastante compleja y los científicos tienen que hacer bastantes cálculos antes de decidir que es lo que va a escoger el sujeto. De hecho, no lo hacen en tiempo real, es decir, todos esos análisis los hacen una vez el sujeto ha terminado el experimento.
      De todas formas, si fuese verdad que la decisión está tomada 7 segundos antes, la tecnología necesaria para lo que tú propones no tardaría en aparecer… Si lees las respuestas que hemos dado a tus compañeros, puedes encontrar más ideas sobre lo que tu comentas.

  10. Luis M.Martinez Otero y Manuel Molano Mazón,nos exponen las investigaciones hechas por FMRI sobre el estudio de los conocimientos sobre la forma de pensar y de actuar del ser humano.
    En mi opinión, está bien saberlo pero si se puede prevenir,¿por qué no lo hacen?
    Es decir,si se puede prevenir que una persona va matar,porque no evitan que eso suceda antes de que pase?
    Pero tampoco es justo meterse en la vida de otas personas,no es justo controlar sus pensamientos y decir que puede o debe hacer,si esta bien o mal…
    ¿Esto es 100% fiable? ¿y si no es cierto y dicen que quieres matar a alguien o robar o incluso atracar un banco y no es cierto?
    Siempre queda la palabra de uno contra otro,o la duda de si es fiable o no.

    1. Hola Noemi,

      Gracias por tu comentario. En la respuesta a Iván Vázquez hemos hablado precisamente de esto que tú comentas.
      De todas formas, si la ciencia demostrase que este método funciona, piensa que ya no se trataría de “la palabra de uno contra otro”. Por mucho que alguien dijese que no pensaba hacer tal cosa, poco podría hacer contra una teoría científica bien argumentada y contrastada con datos. De todas formas, es poco probable que la ciencia llegue alguna vez a ese nivel de seguridad…

  11. Después de haber leído la entrada del blog de Luís M. Martínez Otero y Manuel Molano Mazón y considerando la pregunta que lanzan al lector,y en este caso, yo como tal, propongo la siguiente respuesta.
    Aunque con los avances tecnológicos para el estudio del cerebro humano se hayan conseguido grandes descubrimientos; eso no implica que en todo momento podamos estar seguros de cómo o en qué momento nuestro cerebro va a actuar. Además, lo que hace a cada persona diferente es su cerebro. El hecho de ser un órgano que no depende de otros pero que estos sí dependen de él,hace que exista una gran versatilidad que ayuda a una mayor diversidad.
    Eso es, a cuanta mayor diversidad menor es el grado con el que se pueden establecer unas bases comunes a partir de las cuales definir todos los cerebros.
    Analizado este tema desde un punto de vista en el que no se tienen en cuenta las características fisiológicas.En el momento de estudiarlas, creo que sí que existe un abanico menos amplio y más común para todos.
    Con ello quiero explicar que el hecho de que una máquina pueda ser capaz de reconocer en qué momento vamos a tomar una decisión, no quiere decir que sea útil para evaluar todos los cerebros y con la misma perfección. Apoyo el uso de la tecnología con fines de investigación pero no para tomar decisiones tan importantes como la libertad o la censura de ella por completo a una persona. El sentido común debe estar por encima de cualquier tipo de diagnóstico recopilado por una máquina.
    “¿Y si,en algún momento,decidiese guardarme el tenedor en el bolsillo?” En ese caso, el delito no existe, porque no se ha llegado a ejecutar. La única persona que sería capaz de juzgar eso sería uno mismo, su conciencia o llegando a un caso más espiritual,su propio “Teo” pero jamás una máquina.

    1. Hola Alba,

      El problema que planteas es crucial: el ruido. El ruido es cualquier variación que no se debe al fenómeno que estás estudiando y que no puedes controlar, y por lo tanto puede influir en tus conclusiones. Puede provenir de la variabilidad entre sujetos (como tu dices) o incluso de la variabilidad en el propio sujeto. Podría ser que el hecho de que el individuo haya comido o no, esté de mal humor o no, le duela un ojo, una pierna, el dedo gordo del pie… puede ser que todo eso influya en tu imagen de FMRI.
      En principio estas cosas están controladas, pero sí es verdad que a la hora de tomar decisiones tan importantes como mandar a alguien a la cárcel, no puedes permitirte ni siquiera 1 error de cada 1000000 casos…

  12. Para mi el mundo de la psicologia ya era fascinate antes de leer este texto pero ahora que lo he leido mucho más.
    ¿Realmente las personas somos tan fáciles de dominar como nos pintan? Visto lo visto sí.
    El experimento de los 7 segundos ha sido un gran avance en el estudio de nuestros actos y en las consecuencias positivas y negativas que nos pueden traer. Creo que estos 7 segundos son clave en la vida de una persona,y debemos de emplearlos bien. Si no utilizamos la capacidad que tenemos para razonar y pensar, nada nos distingue de los demas animales de este planeta.
    En mi opinion, creo que nos falta bastante para conseguir descifrar todo lo referente a al cerebro humano, sobre cómo actua, cmo piensa…
    Tambien pienso que nuestro entorno nos incita a hacer las cosas, como es el caso de la publicidad, nuestros amigos…

    1. Hola David,

      Las personas somos bastante más fáciles de manipular de lo que creemos. Como tú dices la publicidad se encarga todos los días de convencernos de que necesitamos comprar un coche, un móvil, una colonia, ropa… Y nos convence sin que nosotros nos demos cuenta.
      Con respecto a todo lo que le queda a la ciencia por descubrir, tienes toda la razón. De momento se sabe muy poco sobre cómo funciona el cerebro, pero la ciencia avanza rápido, y es bueno que empecemos a preguntarnos cómo vamos a utilizar lo que encontremos.

  13. Ustedes comentan en el texto, basándose en una serie de estudios, que, al contrario de lo que se cree comúnmente, nuestras acciones pódían estar predestinadas en nuestros cerebros antes de que seamos concientes de ellas. Posteriormente se insinúa que estos descubrimientos podrían ser utilizados en las legislaciones cambiando por completo la noción actual de responsabilidad criminal.
    Según mi opinión, estos descubrimientos no son en absoluto novedosos. Es por todos sabido desde hace ya bastante tiempo que en el interior de nuestra mente el subconsciente tiene mucha mayor importancia a la hora de determinar nuestro comportamiento que el consciente.
    Por otra parte, la utilización de estos descubrimientos en el ambito penal me parece un tremendo error. Las condenas deberían ajustarse más a cada caso, en lugar de ser tan impersonales y basadas en teorías científicas. ¿Serían condenadas las personas por intento de de delinquir cuando todavía son no han cometido ningún crimen?, ¿no se respetaría la presuncíon de inocencia? Personalmente no creo que sea una buena idea.

    1. Hola Alan,

      Gracias por tu comentario. Estoy contigo en que la influencia que tiene el subconsciente sobre nuestra forma de actuar se conocía ya desde hace mucho. Lo que pasa es que nadie lo había demostrado de forma tan explícita. En este estudio han podido tener acceso a esas pequeñas tareas que el cerebro hace por su cuenta y han demostrado que sólo con ellas se puede saber lo que la persona va a hacer (en un caso tan sencillo como el de apretar un botón).
      En cuanto a lo de utilizar estos descubrimientos en el ámbito penal, piensa que, si bien estamos muy lejos de que sean fiables, llegará el momento en que lo sean, y podrán servir para dilucidar cuestiones claves a la hora de juzgar a una persona. También las pruebas de ADN que se utilizan ya en muchos juicios son fruto de avances científicos y nadie pone en duda su uso…
      No quiero decir con esto que esté a favor de la implantación de un chip en el cerebro de cada español, pero si creo que la ciencia puede ser muy útil a la hora de decidir si una persona es culpable o inocente.

  14. Nuestros actos también son una parte de nosotros que nos complementan,que a veces nos hacen crecer,pero otras nos hace caer en picado.

    Es muy importante saber cómo reaccionar,y tambien cómo pensar y cómo actuar.
    Una persona que tiene un comportamiento malo,es muy difícil,o poco probable,que se pueda mejorar.
    Nosotros si somos responsables de nuestros actos.

    Yo pienso que siete segundos es muy poco para que nuestro cerebro tome decisiones tan importantes,como matar a una persona o como cometer un herror mu grave.
    Porque por siete segundos te puedes arruinar tú vida, puedes hacer todo que todo lo que ocurre a tú alrededor cambie.
    Este tiempo es tan mínimo que no nos deja reaccionar en ese momento,pensar en lo que vamos hacer.

    Sabiendo lo que voy hacer en un tiempo tan cortito,hay que tomar una decisión muy importante,que a lo mejor no nos damos cuenta en ese momento del peso de esta.Y si,si hay veces que nos ponemos tan nerviosos que reaccionamos de una manera correcta,o a veces incorrecta, en la que nuestro cerebro nos engaña,porque puede ser para bien o para mal.De la cuál después nos podamos arepentir y aquí es cuando nosotros queremos guardar” el tenedor en el bolsillo”.
    Por otra parte,yo podría cambiar mi decisión,cambiar lo que voy hacer.Ya que mi cerebro sabe lo que va a acontecer en siete segundos antes de que lo haga.

    1. Hola Rebeca,

      Gracias por tu comentario. Si lees las respuestas que hemos dado a tus compañeros encontrarás muchas de las cosas de las que hablas.
      Y, tienes razón al decir que 7 segundos es muy poco tiempo como para que lo que decidas hacer en ellos arruine tu vida. La idea sería hacer siempre las cosas lo mejor que puedas para que cuando lleguen los errores, estés preparada para afrontarlos. Te pongo un link aquí a una entrada de otro blog en la que hablan también de esto: http://www.facebook.com/ext/share.php?sid=106303021376&h=39-4w&u=3hjs_&ref=mf

  15. En mi opinión, yo creo que algunas persona pueden cometer delitos por su genética, es decir, que ya nacen con esa necesidad de cometer delitos.

    Pero a su vez, yo creo que algunas personas pueden controlar estos impulsoso delíctivos, con un poco de fuerza de voluntad.
    Al igual que el autor de este artículo , yo creo que la publícidad nos controla, vivimos en un mundo que la publícidad está en toodas partes. Estos nos intentan vender productos que a lo mejor no necesitamos

    Sería muy útil para la policia que utilizaran metodos como el resonancía magnética funcional para poder evitar delitos como los de violencia de genero

    En conclución,los inpulsos delictivos se pueden controlar, pero algunos de estos pueden ser genéticos. La publícidad puede influir en estoa trastornos psiquicos.

    1. Hola Wendy,

      Gracias por tu comentario. En las respuestas a tus compañeros encontrarás muchas de las ideas de las que hablas.
      De todas formas, piensa que más importante que nuestra herencia genética es el ambiente en el que crecemos y la educación que recibimos…

  16. En mi opinión, creo que cada persona,es responsable de sus actos tanto para bien como para mal y cada uno de nosotros debemos atenernos a nuestros actos y a las consecuencias que pueden acarrearnos,por lo que debemos diferenciar entre lo que está bien y lo que no lo está.

    Por otra parte por mucho que sepamos que nuestro cerebro sepa lo que vamos hacer siete segundos antes de que ocurra,no serviria absolutamente para nada,dado que inmediatamente despues de pensarlo es ejecutar la accción que nuestro cerebro ya ha asimilado.

    Así a todo las personas tenemos claro lo bueno y lo malo,lo que esta bien y lo que esta mal y tenemos que ser capaces de escoger la decisión correcta en cada momento.

    En definitiva yo considero que cada uno es responsable de sus actos y de atenerse a las consecuencias de dichos actos.

  17. En mi opinión,todos y cada uno de nosotros somos conscientes de nuestros actos,ya que si queremos tomar alguna decisión somos nosotros mismos los que la formulamos. Si es verdad que nuestro cerebro es quién organiza toda la información, que después esta llegará a nosotros y es cuando nosotros reaccionamos.

    En algunas ocasiones no somos nosotros quienes tomamos nuestras propias decisiones,sino que a veces son tomadas por otras personas sin tener en cuenta lo que nosotros pensamos,como por ejemplo pasan con los padres y los hijos,que los padres toman decisiones sobre los hijos sin tener en cuenta sus opiniones.

    Cada uno de nosotros debemos ser responsables sobre nuestros actos,primero analizándolos y después llevándolos a la práctica.
    A las veces nos dejamos influenciar mucho por los medios de comunicación y la publicidad.ya que nos intentan “meter por los ojos” los productos.
    Todos debemos tomar nuestras propias opiniones y ser conscientes sobre nuestros actos,actuando de una manera correcta y coherente.

  18. En mi opinion considero que las personas son responsables de lo que hagan o lo que dejen de hacer sin necesidad de lo que transmita el cerebro este mal o bien.

    Es cierto que el cerebro sabe lo que vamos hacer o lo que no pero eso no es una excusa a la hora de ejecutar nuestros actos o decisiones,pero sin embargo sí que podemos pensar las cosas dos veces antes de elegir una decision correcta hacia nuestra persona.

    Por eso y por mas cosas creo que nosotros somos responsables de nuestro actos anque en algunas ocasiones tomemos algunas decisiones sin saberlo ya que en ocasiones no seamos nosotros los que decidamos lo que debemos hacer.

    En conclusion opino que cada uno es responsables de sus actos aunque a veces no seamos nostros quienes los ejecutemos

  19. en el texto de Luis M.Martinez Otero y Manuel Molano Mazon, A MI MANERA nos quieren anunciar una investigacion sobre el cerebro que puede tener muchas discrepancias.
    El problema no es que el cerebro tenga la capacidad de predecir lo que vamos a hacer antes de que nosotros lo sepamos,sino que la clave esta en si de verdad nosotros queremos ejecutar la accion.
    Como se expone en el texto, el cerebro puede predecir que vayamos a matar a alguien , pero sin embargo al final no se hace, por qué porque al final no se mata a la otra persona si nuestro cerebro ya lo habia predecido?
    Sinceramente, en mi opinión, sólo puede (que sepamos ahora) predecir acciones pero no tiene la capacidad suficiente para obligarnos a comenterlos. Teniendo en cuenta esto, todas las personas, unas más y otras menos, tenemos la suficiente capacidad para decidir lo que queremos hacer y de cambiar lo que el cerebro ya habia predecido.

  20. “A mi manera”

    Según la información expuesta en el texto, considero que realmente no somos dueños del órgano más importante de nuestro sistema, el cerebro.

    El cerebro actúa de forma individual y bajo mi punto de vista, a pesar de que creemos que en realidad somos los autores de nuestros actos, el cerebro es el verdadero responsable de cada uno de ellos.

    ¿Por qué nos consideramos dueños de nuestros actos? La acción y reacción a los estímulos es un proceso cuya pertenencia no nos corresponde, y es una realidad que debemos asumir. La respuesta a la cuestión anteriormente citada podría consistir en la mención a un proceso de autoactuación, pues como somos los ejecutantes de los actos en sí, creemos realmente que somos los auténticos coordinadores de la acciones y este hecho se convierte en una cortina de humo que nos impide observar la realidad tal y como es.

  21. Según lo expuesto en el texto podemos deducir que todos nuestros impulsos estan regulados por el cerebro,este órgano tan complicado de investigar es estudiado por Benjamin Libet y seguido por el Instituto Max descubriendo que elegimos siete segundos antes lo que vamos a hacer.
    Yo opino que a pesar de que nuestra mente sea más rápida no justifica que no seamos completamente responsables de nuestros actos,se puede transplantar un riñón,hígado,corazón o incluso un brazo eso no afectaría a nuestra manera de ser pero nuestro cerebro,sería imposible porque anularíamos nuestra personalidad.
    Eso nos lleva a hacerme creer que es normal que la máquina que rige nuestro cuerpo mande sobre nuestro organismo,tardando unos segundos en ejercitar dicha acción,por lo tanto un acto criminal o de robo no me merece que pueda tener ni una mínima excusa apoyandose en este tema,a no ser que tenga una enfermedad mental.
    También sería imposible detener en solo siete segundos una persona que quiere cometer un acto delictivo a no ser que en el fúturo se le implante un chic y se posea el control de dicho individuo.
    Por último resaltar que todo lo que vemos,nuestra educación infantil,propagandas y vida socila influye en el ámbito humano pero tenemos la capacidad de no dejarnos manejar y tratar de vivir una vida que no afecte a nuestro bienestar

  22. Los autores de este texto hacen referencia a lo complejo que es delatar a un posible crimen,de ahí la pregunta”¿Cómo puede el estado castigara una persona por un acto criminal si ésta no es responsable de lo que hace?”y”¿Cómo pude intuír el estado a que dicho criminal fuese a realizar el crimen?”porque,si pueden intuír siete segundos antes de que se produzca,no pueden saber si en el último segundo el criminal se arrepienta y en ese caso no se podría inculpar de nada.
    En mi opinión ,creo que seria violar la intimidad de las personas prediciendo sus actos introduciendose de cualquier forma en su cerebro y observar su posible respuesta ante un estímulo externo a su cuerpo,haciendo que en ese caso intente desobedecer a las órdenes previamente dictadas por su cerebro para burlar el escáner de fMRI obligandole a cometer errores.

  23. Según lo expuesto en el texto considero que si se puede predecir lo que se va a hacer dentro de siete segundos también se podrá predecir si luego pienso y llego a la conclusión de que no voy a clavar el tenedor.
    en mi opinión no hace falta ninguna máquina para predecir algo porque por ejemplo, cuando yo quiero hacer algo ,pienso, y luego lo hago .Esto ya lo considero como una especie de predicción ya que yo en mi cabeza predije lo que estaba a punto de hacer.
    A veces nuestros actos sobrepasan a nuestro cerebro y sus ordenes; o eso creemos, ya que es un aspecto un tanto difícil de explicar.
    Un ejemplo es cuando nos están haciendo daño, o nosotros mismos nos lo estamos haciendo, y aunque queremos parar, por cualquier motivo no lo hacemos, y ahí estamos dejando que nuestros actos gobiernen en nosotros.
    Por un lado creo que vuestro texto tiene mucha razón el la parte de que es impredecible lo que se va a hacer pues en el último momento puede cambiar la idea pero también creo que si estas totalmente seguro de algo esto va a ser así pues las ideas no van a cambiar de un momento a otro de una manera tan radical.
    Por otro lado, todo me parece predecible ya que como dije antes, si tienes claro algo no vas a cambiar tu opinión.
    En conclusión, creo que una persona que no tiene claro algo, no lo hará o se dejará llevar por lo que le diga alguien y si lo tiene muy claro no va a cambiar de idea; aunque de todos modos creo que casi siempre se tiene una opinión y tu dentro de ti sabes que te vas a quedar con ella aunque a veces lo dudes, ese pensamiento siempre está ahí.

    1. Hola a todos,
      Muchas gracias por todos vuestros comentarios. Gracias también a Gonzalo Gómez, María Arias, Iván Manuel Mariño, María, Víctor Vila, Alicia, José Luis, Isabel Iglesias, Andrea, Ángela Jiménez, Alicia Quiroga, Isabel Álvarez, Olalla Vilariño, Brais Paradela, Jacobo Franco y Alba López. Creo que encontraréis contestación a vuestras preguntas en las respuestas que hemos dado a vuestros compañeros. Pero si no es así, y os queda cualquier duda, por favor preguntádnosla, que con cosas como si se deber clavar o no un tenedor en el cuello del vecino, es mejor tener las ideas claras…

  24. En el fragmento de LUIS M. MARTINEZ OTERO y MANUEL MOLANO MAZON titulado A MI MANERA, se nos transmite la intención de poder evitar los casos de homicidios que ocurren cada día en todo el mundo.
    Básicamente, lo que se expone en este texto es la idea de como cometen los asesinatos los criminales, ya que si todos fuésemos dueños de nuestras cabezas en todo momento y en todo tipo de circustancias , podríamos llegas a evitar muchos problemas, tanto familiares como de cara a la sociedad y poder enfrentarnos a la cruel realidad.
    Nos explica que si el Estado supiese cuando los asesinos van a actuar y van a matar, evitarían que se cometiera una tragedia, porque llegarían a tiempo junto a esa persona, ya que ¿cómo se puede castigar a gente por esos actos criminales si en ese mismo instante no es consciente de lo que está haciendo no de lo que va a hacer?
    Nuestro cerebro no está total ni plenamente capacitado para decidir sobre los actos que cometemos dia a dia ya que la mayoría de las veces que hacemos mal las cosas no llegamos a pensarlas antes de actuar y realizarlas, porque si llegaramos a hacerlo podríamos haber evitado muchas cosas, muchos problemas y muchos dolores de cabeza, a nosotros mismos y a todo el mundo que nos rodea.
    En conclusión, todos debemos pensar las cosas dos veces antes de hacer algo de sopetón, ya que podriamos caer en picado por nuestro propio pie.

  25. En respuesta a la pregunta que se formula en el texto creo que, ante el caso hipotético de que alguien pudiera saber lo que vamos a hacer antes de que esto ocurra, el tiempo que pasaría entre ambas acciones no puede ser tan exatenso como para evitar un asesinato. Y aunque esto pudiera ocurrir, no se podrían tomar mediadas legales contra esta persona pues, nunca estarían totalmente seguros de que dicha persona fuera a ejecutar su decisión o en el último minuto arrepentirse, como en el caso que plantean los autores con el tenedor, porlo que todo se convertiría en un auténtico caos.

    ¿Además que ocurriría si todo fuera previsible? si nunca esperimentaramos la felicidad que nos proporciona una sorpresa inesperada, pues ya sabríamos anteriormente que iba a suceder?

  26. Según lo expuesto en el texto podemos deducir que todos nuestros impulsos estan regulados por el cerebro,este órgano tan complicado de investigar es estudiado por Benjamin Libet y seguido por el Instituto Max descubriendo que elegimos siete segundos antes lo que vamos a hacer.
    Yo opino que a pesar de que nuestra mente sea más rápida no justifica que no seamos completamente responsables de nuestros actos,se puede transplantar un riñón,hígado,corazón o incluso un brazo eso no afectaría a nuestra manera de ser pero nuestro cerebro,sería imposible porque anularíamos nuestra personalidad.
    Eso nos lleva a hacerme creer que es normal que la máquina que rige nuestro cuerpo mande sobre nuestro organismo,tardando unos segundos en ejercitar dicha acción,por lo tanto un acto criminal o de robo no me merece que pueda tener ni una mínima excusa apoyandose en este tema,a no ser que tenga una enfermedad mental.
    También sería imposible detener en sólo siete segundos una persona que quiere cometer un acto delictivo a no ser que en el futuro se le implante un chip y se posea el control de dicho individuo.
    Por último, todo lo que vemos,nuestra educación infantil,propagandas y vida social influye en el ámbito humano pero tenemos la capacidad de no dejarnos manejar y tratar de vivir una vida que no afecte a nuestro bienestar.

  27. En mi opinión yo creo que las decisiones y actos que antes de tomarlas o hacerlos que se nos pasan por la cabeza y mientras no las hacemos las pensamos aunque solo sean unas milésimas de segundo. Por ejemplo, en mi caso cuando voy hacer algo o tomar alguna decisión me la pienso antes de hacerla.
    Yo creo que si no se pensaran las cosas, por muy poco que se piensen,las cosas que hacemos no tendrían sentido porque no serian decisiones y actos nuestros.
    A veces tampoco podemos decidir algunas cosas porque hay cosas que son así y que la vida nos las dá así.
    En conclusión, todas las decisiones y actos traen sus consecuencias por eso las hay que pensar antes de hacerlas.

  28. En mi opinión pienso que estas preguntas son demasiado precoces, relamente lo que deberíamos preguntarnos es, si algún día se podrán detener sucesos como este.
    En el supuesto caso que esto llegue a suceder y como se menciona en el texto,el estado sabe lo que vas hacer y luego no lo haces; creo que este planteamiento no tiene demasiado sentido porque: ¿Podría dejarte el estado libre sabiendo lo que vas hacer? o ¿Este mismo podría quitarte la libertad sin haber hecho nada?
    No, no lo creo, esto iría en contra de toda norma o ley.
    Finalmente, creo que antes de cuestionarnos estas preguntas se debería investigar más ya que como el texto bien cita este estudio comete errores.

  29. En mi opinión, el planteamiento presentado por Luis M. Martínez Otero y Manuel Molano Mazón nos invita a pensar que no somos realmente animales racionales, hecho que fue defendido durante siglos y lo sigue siendo y que realmente nos regimos por impulsos de nuestro cerebro sin que nosotros tengamos realmente la decisión y sólo fuesemos órganos efectores de las decisiones de nuestro propio cerebro.

    Una pregunta que se plantea en este momento es: ¿y esto no nos hace mas racionales? La respuesta no es clara, puesto que no sabemos como funciona el cerebro de los animales considerados no racionales y siempre el ser humano ha defendido que actúan mediante un principio de acción-reacción, sin voluntad propia. Sin embargo, los humanos también actuamos así en ocasiones, sin premaditación.

    Por otro lado, esto puede lugar a dudas, porque si realmente no somos nosotros los que tomamos nuestras decisioes y es nuestro cerebro, ¿deberíamos acaso cambiar nuestro sistema judicial? En mi opinión, la respuesta es no, porque al fin y al cabo quien lleva a cabo las acciones somos nosotros, aunque nuestro cerebro sea el que las tome. Además debemos recordar que hemos sido educados de una manera o de otra y nuestra personalidad se ha forjado de ese modo.

    Definitivamente nosotros somos los responsables de nuestras acciones porque somos lo humanos quienes nos formamos. Además, hay que recordar que el cerebro humano es transformable hasta los siete años de edad, según la biología moderna y la antropología. De este modo adquirimos los conocimientos y la personalidad que regirá los actos a lo largo de nuestra vida, aunque el que ordena nuestras acciones sea nuestro cerebro, pero que fue “programado´´ por nosotros.

  30. Yo pienso que todos somos responsables de nuestros actos y que podemos hacer lo que queramos pero solamente dentro de unas reglas o leyes que se ponen para la seguridad de todos porque si pudieras hacer lo que quisieras sin la existencia de leyes podrías tanto decidir que quieres volar, como saltarte todos los semaforos en rojo o tambien podrias decidir matar a alguien.
    Pero de todas maneras nadie puede controlar nuestros pensamientos ni siquiera saber lo que pensamos porque sería injusto.

  31. Según mi punto de vista, Luís M. Martínez Otero y Manuel Molano Mazón están en lo cierto, ya que existen momentos en los que cuando realizamos una acción, en ese mismo momento nos arrepentimos.
    Entonces ,¿no hicimos lo que realmente queriamos hacer ?
    Si, realmente nos arrepentimos, una de las cosas podría ser que no pensamos bien lo que realmente buscábamos pero también podríamos llegar a la conclusión de que no somos nosotros los que decidimos lo que deseamos, sino que nuestro cerebro nos transmite una información y nosotros la procesamos.
    Desde otro punto de vista, a partir de la hipótesis anterior, podríamos pensar que si nosotros somos encargados de procesar la información u orden que nos envía el cerebro, también tenemos el derecho de elegir si debemos hacerle caso o , por el contrario, ignorar su petición o hacer todo lo contrario de lo que nos solicita en ella

  32. ¡Hola de nuevo!
    Esta vez he decidido escrbir por mi cuenta.
    En la respuesta que me disteis, dice que es posible que si decidiera no revocar mi decisión una máquina podría ser capaz de determinar lo que he decidido antes de que yo misma lo sepa, pero ¿si decidiera revocarla? ¿también sería, la maquina, capaz de saberlo antes que yo?.
    Gracias por vuestra atención.
    Saldos.

    1. Hola Lorena,

      Es una buena pregunta. Y en realidad, en ella está la clave para entender el papel de la consciencia en nuestro comportamiento.
      Por un lado, si la máquina no pudiese saber que vamos a revocar la orden, esto querría decir que nosotros (nuestra parte consciente) hemos hecho algo que no estaba “escrito” en la actividad previa de nuestro subconsciente. Por lo tanto, el “ser conscientes” de lo que vamos a hacer, sería un paso importante a la hora de tomar la decisión de hacerlo.
      Pero también podría ser que esa decisión de revocar la orden fuese también obra de nuestro yo no-consciente. En este caso, la máquina no vería en la imagen del FMRI nuestra intención de ejecutar la acción, sino la de no ejecutarla. O quizás viese la de ejecutarla primero, y poco después la de revocarla.
      O quizás no viese nada… De todas formas, sería un experimento sencillo y muy fácil de hacer: pedirles a los sujetos que hiciesen exactamente lo mismo pero tratando de engañar a la máquina. A ver quién gana.
      Nada más. Muchas gracias por tu comentario. Espero haberte aclarado las cosas por lo menos tanto como las tengo yo de claras…

  33. Pingback: » un juego
  34. Esto es impresionante! En mi primer comentario a este blog te daba mi enohrabuena, ahora te doy las gracias! Este recopilatorio de opiniones es el autentico sustrato donde se forjará una teoria neurocientifica de la sociedad. Pero volvamos a la pollata; ¿sabes si alguien ha considerado incluir este fascinante descubrimiento en el propio estudio? es decir, imaginate: colocale el fMRI a tus sujetos, planteale el mismo protocolo experimental del articulo que comentas, y entonces planteales a los sujetos la existencia de una decision insconsciente anterior a la decision consciente (como has hecho en este blog). Y ahora hazles de nuevo el test. ¿Puede alterarse esa “actividad cerebral inconsciente predictora” mediante la percepcion consciente de ese fenomeno?

  35. Leída la entrada y todos los comentarios al respecto; hace 5 min. estaba yo intentando elegir entre dos lápices dentro de un lapicero. Uno del nº2 (cabeza roja) y otro del nº3 (cabeza azul).

    Desde la perspectiva que otorga leer todas las respuestas no puedo tan solo más que reír. Y no como burla o desprecio intelectual, no, para nada. Al contrario, todo lo expuesto y debatido es admirable.

    Pero me hace mucha gracia la posibilidad de que no sea “yo” el responsable de mis actos y lo sea “mi” cerebro (o una parte de él). Si esto es así, me formularía dos preguntas; la primera, angustiosa. ¿Quién soy yo entonces? Y la segunda, quizás delirante. ¿Quién es él (mi misterioso cerebro)?

    Tal y como escribí en otro comentario que no llegó a publicarse, supongo, que las decisiones que “tomamos” requieren de varios pasos neuronales o de un sutil y largo proceso neuronal (7 seg.), que es lo que la resonancia capta y los científicos infieren.

    Además, como decía Lorena en el msje 49: “y si decido revocarla ¿la máquina lo detectaría? y, como dice Manuel si no lo detectara significaría que ser conscientes podría suponer un paso crucial en la decisión. Pero en el caso de que detectara el sí y el no ahí estarían librando la batalla y “yo” sin enterarme.

    En fin, ¿yo? pagaría por ver las RMF ésas y que me las explicasen.

    Me uno a la opinión de todos, muchísimas gracias Manuel y Luis.

  36. Creo que estamos en pañales en muchas cosas, entre ellas: en el conocimiento de las funciones cerebrales, el cerebro es un misterio para el hombre. Así como tampoco se puede fabricar sangre artificialmente…
    Es increíble, podemos crear una supercomputadora, una bomba de cuanto se nos ocurra, podemos atravesar el Espacio y aún no podemos conocer el interior de nuestras cabezas, esa masa gris parece la caja de pandora y tal vez por ello, no se nos permita abrirla, y continuemos con tantas preguntas…..

  37. Pingback: » lo que no sé
  38. A menudo se usa la palabra “libertad” desprovista de un significado objetivable. Podríamos decir que la libertad que podemos objetivar se refiere a la posibilidad de realizar nuestra voluntad sin que existan obstáculos OBJETIVOS que nos lo impidan. Es decir, es un hecho objetivo que si nos atan las manos o nos encierran contra nuestra voluntad perdemos nuestra libertad, en cuanto a posibilidad de realizar nuestra voluntad. Cuando los obstáculos no son objetivables (pueden ser objetivables aunque no sean externos a nuestro cuerpo, por ejemplo, podemos tener limitaciones físicas, como estar paralíticos, etc.) el utilizar aún la palabra “libertad” lleva, como mínimo, a confusión. El abuso de este término tan rico en connotaciones subjetivas dentro de un debate que intenta ser científico me parece, cuando menos, muy arriesgado. Dejemos a los filósofos hacer filosofía y centrémomons los científicos en hacer ciencia. Y si nos apetece filosofar, que también somos muy dueños, no contaminemos el lenguaje científico con términos difícilmente objetivables. El debate del libre albedrío, en particular, hace aguas por todos lados desde un punto de vista científico, porque al final se apoya en creencias, se pierde lo objetivable, y, en consecuencia, lo científico. Ahora, como tertulia de café es fascinante. Gracias por este blog, en todo caso.

  39. Pingback: Lo que no sé
  40. Pingback: Un juego

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s